La Vuelta en Septiembre






Cuando juegas a la ruleta, a veces sale el negro y a veces el rojo. A veces tienes suerte y otras simplemente pierdes. Y algo tan simple como eso, es lo que le pasa a La Vuelta, nuestra Vuelta.
Desde que se produjo el cambio de fechas, pasándola a Septiembre, jugamos a la ruleta rusa cada año. Es cierto que la organización se ha preocupado mucho de innovar los recorridos, que el clima que tenemos en el país ayuda mucho, que los hoteles son infinitamente mejores que en casi cualquier otra carrera del mundo, pero sigue siendo una ruleta. Dependemos de las figuras que se han caído en el Tour, de aquellas que han suspendido en junio y van a septiembre, de los que consideran que puede ser una buena idea para preparar el mundial, o simplemente aquellos otros a los que el equipo les
obliga a venir.



El resultado es que hay años que sale el negro y tenemos suerte y se nos juntan un buen numero de primeras espadas, y la carrera se vuelve espectacular. Pero hay años, en que sale el rojo, y entonces nos encontramos sin apenas figuras, con los pocos que vienen fuera de forma, o fuera de sus equipos para el año siguiente.
Y en esas estamos, con un Ineos que no ha venido, tampoco Mitchelton o Merida, un Movistar en el que Nairo ya está fuera pero aun así se sigue peleando con Valverde. En resumen una Vuelta sin apenas figuras y en la que los dos equipos que si vinieron a disputarla, no están teniendo nada de suerte (EF y Jumbo).
No me entendáis mal, esta medio divertido ver pelear a Nairo con Lopez, Valverde o Roglic, pero no dudo ni por un momento que corredores como Doumoulin, Nibali, Bernal, Thomas, Pinaud e incluso Sosa ganarían con una pierna.
Es lo que tiene correr en Septiembre, es lo que tiene jugar a la ruleta, que a veces sale el negro y otras...

Comentarios